Microsoft Bob, el mayor fracaso de Bill Gates: cinco curiosidades sobre el fiasco

En el vasto historial de éxitos de Bill Gates, uno de los capítulos más oscuros se encuentra marcado por Microsoft Bob, un proyecto que rápidamente se convirtió en un fiasco. Lanzado en marzo de 1995, este intento de sustituir al administrador de archivos y facilitar la interacción con la tecnología a los usuarios menos experimentados resultó ser un completo desastre.

Como explica el informe de Digital Trends, el concepto de Microsoft Bob giraba en torno a una interfaz amigable que simulaba una casa, donde los usuarios eran guiados por personajes como un perro o un loro en diferentes tareas. Cada objeto en la casa tenía una función específica, por ejemplo, una máquina de escribir para procesamiento de textos y un calendario en la pared para consultar la fecha.

A pesar de una gran campaña publicitaria, Microsoft Bob fue duramente criticado y rápidamente cayó en el olvido. Los usuarios lo consideraron infantil y repetitivo, ya que cada tarea venía acompañada de un tutorial paso a paso que no se podía omitir.

A continuación, cinco curiosidades sobre este gran fiasco.

De las peores creaciones de la historia

En 2006, la revista PC World lo incluyó en su lista de los 25 peores productos tecnológicos, y en 2010, Time lo catalogó como uno de los 50 peores inventos de la historia.

Melinda Gates, impulsora de Bob

Una de las curiosidades es el papel de Melinda French, actualmente conocida como Melinda Gates, en el desarrollo de Microsoft Bob. En su puesto de gerente de Productos de Información en Microsoft, lideró el proyecto, pero lo abandonó después de casarse con Bill.

En un artículo de LinkedIn, Melinda reconoció que este fue su primer gran fracaso y que “fallar de manera tan pública fue una experiencia desafiante”.

Demasiado exigente a nivel de hardware y malo a la vez

Uno de los principales motivos del fracaso de Microsoft Bob fue el hecho de que requería especificaciones de hardware demasiado altas para la mayoría de los usuarios en ese momento: un procesador 486, 8 MB de RAM y 30 MB de espacio en disco.

La mayoría de las personas no disponía de una computadora con estas características en ese entonces, lo que limitó su adopción.

Bob dio a luz a la fuente Comic Sans

Otro legado de Microsoft Bob es la fuente Comic Sans. Vincent Connare, un diseñador de Microsoft, creó esta fuente inspirándose en el estilo de los libros de cómic para que estuviera más alineada con la esencia del programa.

Aunque inicialmente tuvo popularidad, especialmente en la década de 1990, con el tiempo ha sido duramente criticada y se considera una de las peores fuentes para trabajos de impresión.

Stanford y las mascotas de Bob

Detrás del desarrollo de Microsoft Bob también había un estudio de investigación de la Universidad de Stanford, en el que los científicos sociales Clifford Nass y Byron Reeves argumentaron que las personas trataban a sus computadoras como si tuvieran sentimientos y a las imágenes como si fueran objetos reales.

Basándose en esto, propusieron que el software fuera más social y natural, y así se concibió la idea de “interfaz social” de Bob. A partir de esa idea nacieron los personajes que acompañaban a los usuarios en los tutoriales interminables de Microsoft Bob, como Rover (también conocido como Rufo), la rata, el gato, el conejo, la tortuga, la gárgola e incluso William Shakespeare.

Microsoft intentó revivir la idea en la suite de Office de 1997, pero no tuvo éxito. Finalmente, en Windows XP, Rover encontró su redención al ser incorporado como complemento a la interfaz de búsqueda, en lo que se considera uno de los mejores sistemas operativos de Microsoft.

Ir a la fuente
Author: Guy Acurero