Steve Jobs y su secreto para vestir bien que lo ayudó a ser tan exitoso

Steve Jobs, el cofundador de Apple y uno de los visionarios más influyentes de la industria tecnológica, tenía un secreto no tan conocido que contribuyó a su éxito: su forma de vestir.

Más allá de ser una mera excentricidad o una preferencia personal, la elección de su atuendo diario fue un factor clave que no solo lo ayudó a construir una imagen personal reconocible, sino que también lo llevó a tomar mejores decisiones, planificar su día de manera más efectiva y ser altamente organizado.

Como explica un informe de GQ, en el mundo de la psicología, se reconoce que tener un “uniforme” personal puede ser una poderosa herramienta para vestir de manera eficiente y sin complicaciones todas las mañanas. Esto evita el estrés de elegir atuendos diariamente y ayuda a evitar llegar tarde a las actividades cotidianas.

Pero Steve Jobs llevó este concepto un paso más allá.

El truco de Steve Jobs

Jobs no solo usaba atuendos similares todos los días, sino que su vestimenta era exactamente la misma. Tenía múltiples conjuntos idénticos de jeans, suéteres de cuello alto y tenis New Balance clásicos. Esta elección no solo le garantizaba la conveniencia de seleccionar su atuendo con rapidez, sino que también le permitía ser reconocido de inmediato por las personas a su alrededor.

Padre de Apple

La estrategia detrás de este enfoque era crear una conexión más fuerte con las personas. Cuando las personas te identifican fácilmente, se sienten más conectadas contigo. Jobs aprovechó esta percepción para fortalecer sus relaciones y su imagen personal.

Además de la conexión interpersonal, esta estrategia también ayudaba a Jobs a concentrar su energía, tiempo y atención en aspectos más importantes de su vida, como sus ideas, proyectos y responsabilidades laborales. Al minimizar las decisiones triviales sobre la vestimenta, podía dedicar su energía mental a cuestiones más críticas y estratégicas.

Este enfoque también lo ayudó a evitar la “fatiga de las decisiones”, un fenómeno en el que tomar muchas decisiones a lo largo del día agota física, mental y psicológicamente a una persona. La fatiga de las decisiones afecta negativamente la toma de decisiones y puede llevar a un juicio deteriorado. Jobs entendía la importancia de tomar decisiones de alta calidad, y su uniforme le permitía reducir la cantidad de decisiones superfluas que tenía que tomar cada día.

Ir a la fuente
Author: Guy Acurero