Estaba de vacaciones: La historia del astrofísico que descubrió una galaxia idéntica a la Vía Láctea

Recientemente, científicos liderados por el Centro de Astrobiología (CAB) descubrieron una galaxia que es prácticamente un clon de la Vía Láctea gracias al telescopio espacial James Webb.

La nueva galaxia, denominada ceers-2112, se presentó como una “hermana gemela” de nuestra galaxia, albergando similitudes sorprendentes con el sistema Solar y la Tierra.

La impresión de Luca Constantin

Mientras estaba de vacaciones, Luca Constantin, autor principal del estudio, comenzó a revisar su mail luego de un día de turismo en San Vicente de la Barquera.

“Tengo la mala costumbre de mirar el correo durante una hora antes de dormir, también en vacaciones”, rememoró en entrevista con El País.

Al ver que tenía un correo con imágenes inéditas del James Webb, no dudó en abrirlo. Luego, comenzó “a mirar galaxias y a clasificarlas, cuando una me llamó la atención”.

Tras ello, su impresión fue evidente: Gracias al Webb acababa de descubrir la galaxia ceers-2112, una clase de “hermana gemela” de la Vía Láctea.

Las imágenes del James Webb fueron “como ver nuestra galaxia atrás en el tiempo”, agregó Constantin.

¿Cuál es la importancia de la galaxia ceers-2112?

En términos más comprensibles, esta observación se asemeja a una persona de 100 años viendo una imagen de su hermana gemela cuando tenía 15 años, según explicó el astrofísico Pablo G. Pérez González, uno de los autores de la investigación, en la entrevista con el medio citado.

El investigador explicó que “la Vía Láctea puede tener infinidad de gemelas, y cada una la observamos a una edad diferente del universo”.

En este caso, el hallazgo es aún más sorprendente. Y es que entre las increíbles similitudes, ceers-2112 presenta una barra en su centro, característica compartida con la Vía Láctea.

Estas ‘barras’ son “realmente importantes, por ejemplo, para la vida. Para que se forme el Sol con sus metales, en la zona donde estamos nosotros, y un planeta alrededor con mucho hierro, mucho níquel y también carbono, silicio y todos los ingredientes de la vida, previamente hay estrellas que han tenido esas órbitas tan elípticas, transportando material desde donde se forman más estrellas en una galaxia hacia las zonas exteriores”, indicó Pérez González.

Lo que significa este descubrimiento

Contrario a las expectativas, este hallazgo sugiere que galaxias similares a la Vía Láctea existían hace aproximadamente 11.700 millones de años, cuando el universo tenía alrededor de 2.100 millones de años menos de su edad actual de 13.800 millones de años.

Ubicada entre las constelaciones de la Osa Mayor y el Boyero, ceers-2112 se destaca como la galaxia similar a la Vía Láctea más antigua registrada hasta ahora.

Las imágenes capturadas por el James Webb aportan una ventana única al pasado, ya que la luz que alcanzó el telescopio proviene de cuando la joven ceers-2112 tenía solo 2.100 millones de años.

Ir a la fuente
Author: Dannae Arias