Telescopio Espacial James Webb: ¿Qué significa que se haya encontrado una galaxia como la nuestra a 11 mil millones de años?

El universo tiene una expansión de 13.800 millones de años luz, desde que se generó el Big Bang hasta nuestra región. Quiere decir que lo que veamos en aquella región del cosmos, es simple materia en su estado más puro de formación.

Si miramos desde la Tierra, en ese “principio de la existencia” solo hay elementos primitivos. Habría que irse hasta la mitad, unos siete y ocho mil millones de años luz desde el Big Bang, para poder encontrar algo similar a lo que nosotros tenemos en el Sistema Solar.

Es por eso que es verdaderamente sorprendente y al mismo tiempo aterrador, el haber encontrado una galaxia como la Vía Láctea a 11 mil millones de años luz de distancia; es decir, cuando el universo apenas tenía 2 mil millones de años de nacido.

Es más loco pensar que el científico que descubrió a esta gemela de la Vía Láctea, Luca Constantin, estaba de vacaciones, cuando de casualidad revisó un correo de trabajo con imágenes del James Webb y así vio el descubrimiento.

La importancia de Ceers-2112

La galaxia en cuestión se llama Ceers-2112, y se encuentra específicamente a 11.700 millones de años luz de la Tierra. El hallazgo lo hizo un equipo de astrofísicos liderados por Luca Costantin, investigador del Centro de Astrobiología (CAB, INTA-CSIC) y autor de principal de un estudio que se publica en Nature, según reseña la Agencia SINC.

“Va en contra de lo esperado, este nuevo descubrimiento revela que ya existían galaxias similares a la Vía Láctea hace 11.700 millones de años, cuando el universo tenía solo un 15 % de la edad actual”, dice el equipo de Costantin en su informe.

Ceers-2112 es similar a la Vía Láctea en muchos aspectos. Tiene una estructura espiral barrada, una masa similar y una composición química muy parecida. Esto sugiere que la Vía Láctea podría haberse parecido a Ceers-2112 en sus primeros años.

El descubrimiento de Ceers-2112 es importante porque proporciona nuevas pistas sobre la formación y evolución de las galaxias espirales. La galaxia es un testimonio de la rapidez con la que se formaron las galaxias en el universo temprano.

Su tamaño, con un diámetro de unos 200.000 años luz, aproximadamente el doble de la Vía Láctea. Su composición química principalmente está hecha de hidrógeno y helio, con una pequeña cantidad de elementos más pesados.

Mientras que su estructura es la de espiral barrada, con una barra de estrellas y gas que atraviesa su centro.

Ir a la fuente
Author: Alberto Sandoval